¿Cómo crecer como líder a través de pequeños hábitos? (Traducido desde ICAgile)

Cualquiera que haya querido crear un nuevo hábito, sabe que se necesita una motivación inquebrantable para convertir su idea en un hábito real. ¿O sí?


En su libro Atomic Habits, James Clear proporciona una forma comprobada de desarrollar buenos hábitos, una que no requiere niveles olímpicos de motivación. A medida que usamos su formula, notamos lo invaluable que podría ser este enfoque para los líderes organizacionales.



¿Qué tipo de líder quieres ser?


Durante muchos años, hemos buscado que los líderes comiencen a buscar los resultados que desean lograr. En su libro Atomic Habits, James Clear desafía esta forma de pensar y sugiere una alternativa: enfócate primero en quién deseas llegar a ser.

Clear explica el poder de los hábitos basados ​​en la identidad: “Detrás de cada sistema de acciones hay un sistema de creencias. La última forma de motivación intrínseca es cuando un hábito se convierte en parte de tu identidad. Una cosa es decir que soy el tipo de persona que quiere esto. Es algo muy diferente decir que soy el tipo de persona que es así”.

Comenzar primero con la identidad significa saber en quién quieres convertirte. Esto incluye responder a las preguntas difíciles: Como líder, ¿qué defiendo? ¿Cuáles son mis principios y valores? ¿Cómo quiero apoyar y capacitar a mi equipo?

Una vez que sepas quién quieres ser, puedes comenzar a dar pequeños pasos para reforzar tus comportamientos que respaldarán tu identidad deseada.

Este enfoque encaja bien con uno de los principios clave del liderazgo ágil: los líderes deben transformarse antes de poder catalizar el cambio en su organización.

 

Mejora un 1% cada día


El cambio no tiene que ser enorme, dramático o instantáneo. Clear explica que si "mejoras solo un 1% cada día, terminarás con resultados casi 37 veces mejores después de un año". Él llama a estos pequeños cambios, hábitos atómicos.


“Un hábito atómico es un pequeño hábito que forma parte de un sistema más grande. Así como los átomos son los componentes básicos de las moléculas, los hábitos atómicos son los componentes básicos de resultados notables”.

-James Clear


Clear nos da esta fórmula: Haré [COMPORTAMIENTO] a las [HORA] en [LUGAR].

  • Meditaré en mi asiento junto a la ventana durante cinco minutos después de que suene la alarma por la mañana.
  • Cuando veo un conjunto de escaleras, subiré caminando en lugar de usar el ascensor.
  • Escribiré mis tres tareas más importantes del día cuando me siente en mi escritorio por la mañana.


¿Cómo podemos traducir esto en algo que los líderes puedan usar? Así es como esto podría verse en la práctica.

 

Pasando del micromanagement al liderazgo ágil


Un líder que se pregunta: “¿Cuál es mi espacio? ¿Qué me queda? podría tratar de mantener controlado constantemente al equipo, examinando cada tarea, sin importar cuán pequeña o su prioridad, o acumulando conocimiento para sentirse indispensable.

Aplicando el consejo de Clear, este líder podría adoptar la identidad de un líder ágil y desarrollar hábitos que respalden esa identidad.

Un líder ágil ayuda al equipo a aclarar objetivos y prioridades, apoya y guía al equipo siendo un puente entre ellos y la organización en su conjunto.

Usando la fórmula de Clear, estos son algunos de los hábitos que pueden respaldar la identidad de un líder ágil:

  • Haré preguntas poderosas en lugar de dar respuestas cuando un miembro del equipo venga a mí en busca de orientación.


Este hábito ayuda al líder a demostrar confianza en los miembros del equipo y delegar decisiones cuando corresponda.

  • Esperaré hasta que 3 personas hayan respondido antes de compartir mis pensamientos durante las reuniones de equipo.


Este hábito ayuda al líder a soltar el control y apoyar al equipo en su crecimiento.

  • Involucraré al equipo para comprender el impacto, antes de cambiar las prioridades trimestrales.


Este hábito ayuda al líder a ganar claridad al dar voz al equipo sobre el impacto de cualquier cambio en las prioridades. También ayuda al líder a actuar como campeón del equipo y fomenta la transparencia.

Con el tiempo, estos pequeños hábitos refuerzan los comportamientos que respaldarán su identidad deseada.

 

Nunca dejes de mejorar

Si quieres dominar un hábito, elige hábitos que sean fáciles de hacer. Los seres humanos estamos naturalmente motivados para hacer algo que es fácil versus algo difícil. Cada día se compone de muchos momentos, pero en realidad son unas pocas elecciones habituales las que determinan el camino que tomas.

Tienes la opción en cada momento, en cada día, de mejorar tus hábitos. Como escribe Clear, “Podemos elegir la identidad que queremos reforzar hoy con los hábitos que elegimos hoy. El secreto para obtener resultados duraderos es nunca dejar de hacer mejoras”.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.

1 de 3